Ir al contenido

Beneficios del Carbon Vegetal en la Salud

USOS DEL CARBÓN :

Los usos del carbón son múltiples. Puede usarse internamente y externamente. Sus usos van desde la picadura de un insecto hasta problemas metabólicos tales como la ictericia del recién nacido. Su uso en intoxicaciones es ampliamente conocido. Es también útil en reacciones alérgicas. Entre los casos en que es muy útil el uso del carbón tenemos los siguientes.

Intoxicaciones: El carbón es el elemento más valioso y al mismo tiempo el más sencillo en el tratamiento de las intoxicaciones como una medida de primeros auxilios. Cuando un veneno ha sido ingerido, se recomienda dar 2 cucharadas de carbón molido en un vaso de agua fría. Se debe provocar el vómito después de 3 minutos. Se repetirá la dosis de carbón y se hará vomitar de nuevo. Repetir este procedimiento unas cuatro veces. Dese otro vaso de agua de carbón pero ya no provoque el vómito. (Si la intoxicación es con Kerosene, algún ácido o alguna base no se deberá inducir el vómito). En casos de intoxicación tanto la prontitud como la cantidad de carbón suministrado determinarán, hasta cierto grado, el éxito del tratamiento. Para estar más seguros en casos de intoxicaciones de cualquier tipo deben darse de 8 a 10 veces el peso estimado del veneno como dosis del carbón, si todavía hay alimento en el estómago de la última comida (menos de 3 horas). Cuando el estómago está vacío la cantidad de carbón deberá ser el doble de la cantidad de veneno ingerido.

Problemas Digestivos: El uso del carbón en problemas tales como gases, indigestión, vómito y diarrea es también de gran valor. En casos de diarrea y vómito se puede dar 1 cucharada de carbón en polvo en un vaso de agua fría cada 4 horas hasta que la diarrea esté bajo control. Si la diarrea es muy severa se dará el carbón cada vez que el paciente vaya al baño. Si el paciente es un niño se dará 1 cucharadita de carbón en medio vaso de agua, cada vez que el niño tenga diarrea. Algunos niños les cuesta ingerir el carbón. En estos casos es mejor dar solo el claro del carbón. Para prepararlo disuelva 3 cucharadas de carbón en 8 pocillos de agua fría. Mezcle bien y después deje que el carbón se asiente. Coloque en el tetero el claro del carbón y de constantemente hasta que cese el vomito o la diarrea. En adultos con diarreas muy severas también se puede usar el claro del carbón con buena efectividad. En casos de indigestión, mal aliento y gases se puede usar 1 cucharada en un vaso de agua tres veces al día, el primer día. Continúe luego tomando sólo el claro del carbón tres veces al día. Por supuesto que el carbón en estos casos es sólo una medida de primeros auxilios. Se debe determinar cuál es la causa del problema digestivo. En cualquier problema del sistema digestivo es de suma importancia la modificación de la dieta y del estilo de vida. Así que el carbón solo no garantiza la recuperación del problema. Combínese con la dieta para recuperar la salud.

En casos de úlceras digestivas, colitis, diverticolitis y hemorroides, el carbón es de mucha utilidad. Dése en estos casos sólo el claro del carbón.

Aun pacientes con cáncer se benefician con el uso del claro del carbón varias veces al día en forma indefinida. (Tómese el claro).

La anemia en pacientes con cáncer es causada por toxicidad del cáncer mismo. La administración del carbón vegetal puede remover las substancias tóxicas que inhiben la médula ósea, permitiendo que la médula tenga mayor libertad para realizar sus funciones ordinarias.

En casos de Diabetes también ha sido usado el carbón vegetal ya que hay absorción de glucosa a nivel del intestino, lo cual ha permitido una disminución de la dosis de la insulina o hipoglicemiantes orales. También se ha encontrado que disminuye los niveles de triglicéridos y colesterol en la sangre y remueve metabolitos tóxicos que causan envejecimiento.

Ictericia del recién nacido:

Mediante el uso del carbón la necesidad de transfusión sanguínea, en los casos de amarillitis o ictericia del recién nacido, ha sido disminuida en más de un 90%. En estos casos se puede dar el claro del carbón cada tres horas combinado con baños de sol diariamente hasta que desaparezca el color amarillo. Entre más pronto se inicie el t ratamiento más positivos son los resultados.

Usos externos del carbón: Hay un buen número de evidencias de los beneficios del carbón cuando se usa externamente. Se ha encontrado que absorbe secreciones de heridas, bacterias, toxinas, carcinógenos, productos de alergias y ayuda a reducir la inflamación. En forma de cataplasma es muy útil en todo tipo de inflamaciones tales como: Conjuntivitis, otitis, mastitis, heridas infectadas, abscesos, úlceras, etc. En muchos casos de dolores intratables una cataplasma tibia de carbón ha sido la solución. Es también muy efectivo en casos de picaduras de insectos, alacranes, arañas, etc. En estos casos se humedece rápidamente un poco de carbón con agua fría y se unta en el sitio de la picadura cada 10 minutos hasta que ceda el dolor. Se dará también a tomar 1 cucharada en un vaso de agua cuatro veces al día o el claro de carbón.

En casos de alergias a plantas o a picaduras de insectos como las abejas, hormigas o avispas se puede preparar suficiente carbón con agua tibia de linaza y untar directamente sobre la piel como una crema. También se dará a tomar agua de carbón asentada hasta que el problema ceda. Otra manera de tratar reacciones alérgicas severas es llenando una bañera con agua de carbón tibia y dar un baño con esta agua durante media hora.

PREPARACIÓN DE COMPRESA DE CARBÓN CON AGUA FRÍA

Cataplasma de carbón:

La cantidad de carbón usada para la cataplasma depende de la extensión del área a tratar. La receta básica dada a continuación puede ser disminuida o aumentada de acuerdo al caso.

  • 1 pocillo de agua
  • 3 cucharadas de linaza molida
  • 4 cucharadas de carbón en polvo o más si es necesario.

Deje hervir la linaza por 2 minutos. Apague el fuego. Añada luego el carbón y mezcle bien para obtener la consistencia de una “mermelada”.

Coloque esta mezcla así tibia sobre un pañito poroso. También se puede usar papel de servilletas. Envuelva como si fuera un “regalito” y aplique sobre el área a tratar. Coloque encima un pedazo de plástico y luego un pedazo de tela limpia. Asegure en su lugar con una venda, un gorro si es en un oído el tratamiento o con adhesivo como en el caso de parches sobre los ojos. Recuerde aplicarlo tibio. La cataplasma de carbón se puede aplicar en el momento de acostarse y se quita en la mañana siguiente. La aplicación se hará varias noches hasta que ceda el problema. Aún si usted se siente mejor deberá continuar con la aplicación varios días. En inflamaciones se puede aplicar cada 8 horas en forma continua hasta que ceda el dolor. Es bueno sin embargo, dejar descubierta la parte afectada por varias horas durante el día. En casos de heridas se recomienda aplicar el carbón en cataplasma y no directamente para evitar que la piel quede tatuada al sanar la herida. Nunca se aplique carbón directamente en los ojos. En los problemas de los ojos y de los oídos la cataplasma de carbón es lo más recomendado. En las úlceras de las piernas o cualquier otra parte del cuerpo se recomienda lavar la úlcera con agua de carbón tres veces al día. En la noche se puede aplicar la cataplasma de carbón sobre la úlcera. Cuando hay una articulación inflamada y dolorosa como ocurre en artritis o traumatismos, una cataplasma de carbón calientica proporciona gran alivio y ayuda a la recuperación en forma rápida.

En casos de cáncer la cataplasma de carbón ayuda a eliminar el mal olor, disminuye la inflamación y el dolor. Aplíquese la cataplasma al acostarse. Tomando el claro de carbón en casos de cáncer, sirve para ayudar a absorber las toxinas del cáncer, las cuales usualmente producen anemia. Las toxinas son hemolíticas y pueden ser absorbidas por el carbón al tomarlo oralmente. Muchos investigadores creen que el carbón puede en realidad remover las toxinas de la sangre aprovechando el proceso normal del organismo conocido como ciclo enterohepático. Debe tenerse en mente, sin embargo, que el carbón no es un CÚRALO TODO. Debemos estar abiertos a aceptar cualquier otra ayuda de personas autorizadas y usar el carbón como una medida de primeros auxilios. En muchos casos este primer recurso puede ser la solución a todo el problema. Por ejemplo, en casos de mordedura, de serpientes, mientras se llega a un puesto de socorro médico, se deberá empezar a dar carbón como si se tratara de una intoxicación. Es decir, se deberá administrar una buena cantidad en agua temperatura ambiente. Varios vasos son más efectivos. Para cada vaso de agua se puede añadir 2 cucharadas de carbón. También se deberá aplicar carbón sobre el sitio de la mordedura. Agréguese agua al carbón y forme una pasta suave. Aplíquese en toda la extremidad cada 10 minutos. Antes de aplicar el carbón lave la herida rápidamente con jabón, abundante agua o agua de carbón. La cataplasma en caso de picaduras de insectos, de abejas, de arañas o mordedura de serpiente puede hacerse con agua temperatura ambiente. Pacientes con falla hepática o renal pueden ser tratados con grandes cataplasmas de carbón colocadas sobre el abdomen o área renal (en la espalda, arriba de la cintura). También se puede dar oralmente. Recuerde sin embargo, que no se debe caer en la actitud de rechazar el tratamiento disponible desde el punto de vista médico. El carbón es sólo primer auxilio, por supuesto muy valioso. También el tratamiento de muchos problemas crónicos en los que no se ve ninguna mejoría, es mejor consultar con su médico de confianza y no perder tiempo precioso creyendo que se trata de “gases o indigestión”.

(Extracto Folleto “El Carbon Vegetal” Dra. Nelsy de Restrepo)

 

Publicado enSaludVideo

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.