Ir al contenido

El Glúten

beneficios_de_los_granos_enteros1.jpgEl Gluten es un componente del trigo que puede ser muy dañino para nuestra salud al consumir harinas refinadas. Las opciones a este veneno blanco son de importancia crucial para evitar la enfermedad.

En el grano de trigo (de cebada, de centeno, de avena), la vitamina E equilibra al glúten. Cuando el grano es molido para fabricar la harina, en el proceso de refinamiento, la Vitamina E es destruída. El gluten forma entonces una sustancia pegajosa y pastosa que se adhiere a las paredes intstinales. Esto hace más lento el pasaje de alimentos más lento (la alimentación rica en gluten puede demorar más de ocho días en atravesar el tubo digestivo, en vez de uno a dos días como ocurre normalmente), favorece la putrefacción intestinal e impide la absorción de Vitaminas del complejo B.

Existen muchas personas alérgicas al gluten, sin ser celíacas. Los síntomas de alergia al gluten son los siguientes:

  • Disturbios digestivos.
  • Carencias por falta de asimilación de nutrientes.
  • Inflamaciones repetidas de nariz, garganta y oídos.
  • Depresión y disturbios psíquicos.
  • Dolores en las articulaciones.

En una persona que no es alérgica al gluten (celíaca), estos síntomas aparecen cuando consume una cantidad de harina que sobrepasa su capacidad de desintoxicación. En aquellas personas alérgicas, una cantidad mucho más pequeña bastará para provocar los disturbios.

El pan blanco es un alimento totalmente desvitalizado, que contiene grandes cantidades de gluten. El pan integral, preparado con fermento natural, conserva muchas vitaminas y minerales del grano de trigo. Consumido en grandes cantidades, el pan puede provocar disturbios, por causa del gluten que contiene.

La alimentación a base de cereales cocidos o asados puede causar falta de vitamina E. Esta vitamina desempeña un papel escencial en los mecanismos de desintoxicación del cuerpo, en particular, combate el cáncer incipiente.

Para susbstituir los cereales ricos en gluten (transformados en harina refinada) podemos consumir:

  • Cereales sin glúten (mijo, arroz integral, quinoa, milleto, maíz, mandioca) o el trigo sarraceno que no es un cereal, sino una leguminosa.
  • Pan crudo, cuyo grano integral fue dejado en remojo y molido pero de manera rústica (no refinado). Conserva por lo tanto la vitamina E.
  • Bizcochos de cereales germinados, molidos, que secamos al sol o al horno (a 35 grados).

Fuente: “Vocé se sabe alimentar?” Dr. Soleil, 17º Edición, Sociedade Vegetariana Brasileña, Editions Vivez Soleil, Taps 2009, p: 89-92

 

Published inBlogSalud

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.