Jarabes Caseros para la Tos


Jarabe de Cebolla y Miel:  
Es uno de los principales jarabes naturales para combatir la tos. Se realiza mezclando medio kilo de cebolla pelada y machacada, 350 ml de agua y 150 gramos de miel. Mezclar bien todos los ingredientes en una botella de vidrio, agitar bien hasta que se halla hecho una mezcla bien uniforme. Dejar reposar de 2 a 3 días. Tomar 5 a 6 cuchardas cada día hasta que desaparezca la tos

 .

 Jarabe de avena y agua:  
Hervir 5 cucharaditas de avena en un litro de agua. Colar bien y tomar un par de vasos cada día.

Jarabe de limón y miel: 

Preparar un jarabe con el jugo de cuatro limones y tres cucharadas de miel. Mezclar bien todos los ingredientes, dejar reposar 48 horas y tomar cuatro copitas al día hasta que desaparezca la tos.

Jarabe de tomillo y anís: 

Hervir durante un cuarto de hora en medio litro de agua una cucharadita de tomillo seco con una cucharadita de semillas de anís. Añadir 150 gramos de azúcar integral y dos ramitas de regaliz. Hervir todo durante 5 minutos y colar. Guardar la mezcla en una botella de vidrio, tomar 4 a 5 cucharadas al día.

Jarabe de higos: 

Cocer 5 higos en un vaso de leche (vegetal), hasta que la mezcla se haga espesa. Ingerir la mezcla en cuatro tomas durante un día.
Jarabe natural de limón y jengibre: 
Lavar bien un limón y cortar en cuatro, reservar. En un recipiente pequeño, llevar al fuego medio vaso de agua y tres cucharadas de azúcar integral hasta que se forme un caramelo. Añadir el limón revolviendo bien. Añadir una cucharada sopera de jengibre rallado y una astilla de canela. Dejar hervir con un poco más de agua por, aproximadamente, 5 minutos. Añadir tres hojas de menta y retirar del fuego y tapar. Dejar reposar veinte minutos estará listo Tomar una cucharada tibia en la mañana y antes de acostarse.

En cuanto a la cebolla 

Todas las infecciones de las vías respiratorias pueden ser combatidas con el consumo de cebolla, gracias a que en sus aceites escenciales posee compuestos azufrados. 
Dentro de estos compuestos tenemos al tiosulfinato que es capaz de frenar la respuesta alérgica bronquial en el asma, y a nivel del sistema nervioso (que como vimos comanda la respiración) hace que se mande la orden de dilatar los bronquios. Esto justifica el uso de cebolla cruda en casos de asma. Y como al ingerir la cebolla, los compuestos de sus aceites pasan rápidamente a la sangre y son eliminados por los pulmones en pocos minutos, su efecto aliviador sobre los bronquios es casi inmediato.

En cuanto al Limón:

Cura del limón

Los poderosos efectos terapéuticos del limón, han sido abordados por numerosas investigaciones científicas. Se le considera la fruta purificadora de la sangre por excelencia. El limón es considerado la fruta purificadora de la sangre por excelencia. Es un cítrico que posee la propiedad de eliminar sustancias dañinas del organismo, como el ácido úrico, por lo que resulta beneficioso para quienes padecen artritis, gota o reumatismo. 

La cura del limón además de ser depurativa contribuye al tratamiento de enfermedades como el sarampión, tuberculosis, tifus, sífilis, gripe, asma y bronquitis, entre otros. 
Es uno de los antibióticos naturales por excelencia debido a la presencia de grandes cantidades de vitamina C, que junto a una serie de ácidos orgánicos (entre los que se destacan el ácido cítrico), se potencia su acción antiséptica (elimina bacterias y virus) y estimula nuestro sistema de defensas.

La cura del limón se realiza de la siguiente manera:
 
Se comienza tomando el jugo puro de un limón el primer día, luego dos limones el segundo día y así se va aumentando un limón cada día hasta llegar a diez. Luego en el onceavo día empieza la cuenta regresiva. Se toma el jugo de 9 limones, luego de 8, y así sucesivamente se va bajando un limón hasta llegar a uno al vigésimo día. 
Durante el tratamiento podrían aparecer algunos síntomas como: urticaria, mareos, cansancio, dolor de cabeza, dolores musculares o de las articulaciones, aliento fuerte, deseo permanente de orinar, entre otros. Estos síntomas son pasajeros y varían en intensidad dependiendo del grado de intoxicación del organismo, por lo que no debe alarmarse o suspender el tratamiento. 
Para evitar sensaciones desagradables en los dientes, Se recomienda su
ccionar el jugo de limón con una pajilla. Si presenta demasiado efectos indeseables puede disminuir el número de limones a ingerir diariamente. 
Durante el tiempo que dura esta cura, se recomienda tomar alimentos de fácil digestión, como verduras al vapor, ensaladas con aceite de oliva y limón, frutas, caldos, sopas, avena y arroz (ver menú sencillo para una semana que se encuentra en recetario “Recetas para Reconquistar el Edén”) 
(Leer mas: Cura del limón http://www.dietas.com/articulos/cura-del-limon.asp#ixzz1M0ExRzVt)
En cuanto al Higo:  

En cualquiera de sus formas, pero especialmente secos y en remojo y los hervidos ejercen una acción expectorante y antiinfecciosa. Calman la tos, facilitan la expectoración y suavizan las vías respiratorias. Su uso se recomienda a quienes padecen de bronquitis crónica, como a quienes sufren de infecciones agudas de las vías respiratorias como resfriado o gripe.

En cuanto a los Dátiles: 
Tradicionalmente se los ha utilizado para ablandar la tos seca y para combatir catarros, se cree que por su alto contenido en azúcares (66% de glucosa y fructosa) que les da propiedades mucolíticas y expectorantes. Se preparan como el jarabe de higos.

En cuanto al Jengibre: 

Es de gran utilidad para tratar gripes, resfriados y sinusitis, debido a las presencia de aceites esenciales que ayudan a eliminar la mucosidad, hacer más fluido el moco y desinflamar las vías respiratorias.

Articulos relacionados:

  • No hay artículos relacionados.

About Irene

2 comments on “Jarabes Caseros para la Tos

Deja un comentario