Las virtudes del ajo (el milagro de los alimentos vivos)

“Quien sufre de alguna enfermedad ocular debe comer, durante cuarenta días seguidos, un diente de ajo. Sus ojos se volverán tan fuertes y vitales, que podrá contar las estrellas en el cielo.”

Dictado de los Balcanes.

El ajo, esa pequeña planta milagrosa, es conocido y apreciado desde tiempos inmemoriables tanto en Asia como en Egipto. También, autores griegos y romanos antiguos mencionan el ajo como remedio contra infecciones y parásitos. Antiguamente el ajo era el medio más utilizado para las infecciones. Conocidos hace milenios, los efectos del ajo hoy son comprobados científicamente.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el tratamiento de los soldados rusos con una pasta de ajo causó gran impacto. Eran soldados con piernas y brazos amputados y sus heridas estaban infectadas o congeladas. Había gangrena y enorme pérdida de sangre. Luego de la aplicación de una pasta de ajo fresco, el color de las heridas cambiaba y los dolores desaparecían. Luego de la segunda aplicación, desaparecía la infección y el mal olor, se formaban nuevas células y los edemas desaparecían.

Como muestra la tabla al final del capítulo, el ajo y la cebolla producen un efecto mas fuerte, matando los microooganismos dentro de uno a cinco minutos.

En Humlegaarden, comemos ajo con las frutas por la mañana y por la noche, apenas uno o dos dientes. No se necesita mas de esta cantidad para limpiar el intestino grueso de las bacterias putrefactivas. El ajo tiene un efecto laxante y fortificante, baja la presión arterial si la persona es hipertensa o la aumenta si es de presión baja. Combate las hemorroides cuando se aplica como un supositorio envuelto en una gasa. El ajo también tiene un efecto curativo sobre las vías respiratorias superiores, siempre y cuando se mantengan en la boca durante el día y la noche y se cambien cada mañana, cuando las toxinas se han desechado y ya se puede descartar.

Si al comienzo de un resfriado colocamos un diente de ajo en la boca (a cada lado, en las comisuras), el resfriado desaparece en unas pocas horas, como máximo 24 horas. Por esto no tenemos brotes de gripe en Humleggarden, pues todos conocen la utilización inmediata del ajo. Esto es muy importante, porque en un enfermo ya debilitado, un resfriado puede terminar en neumonía, y el ajo actuaría como preventivo.

Un industrial de Bergen, Noruega, estuvo en Humleggarden varias veces. Al volver a Bergen, el recibió la visita de un agricultor que se encontraba con una fuerte gripe. El industrial le dio un puñado de ajo y le explicó como usarlo. Dos días más tarde, el agricultor le telefoneo para avisarle que toda la familia estaba curada. ¡La gripe había desaparecido!

Este tratamiento natural se aplica también a inflamaciones crónicas de las amígdalas, de las glándulas salivares y de los ganglios linfáticos vecinos, la faringitis, sinusitis y laringitis graves, la bronquitis y tuberculosis pulmonar.

El ajo combate el dolor de dientes y ayuda a eliminar el. El ajo tiene también un efecto curativo sobre inflamaciones de ojos y conductos lacrimales, e inflamaciones del oído medio. En este último caso, un pequeño diente de ajo, dentro de un pedacito de gasa se debe colocar a la entrada del oído externo.

Cuando fregamos sobre la piel un ajo a la mitad, varias veces, los forúnculos y el acné desaparecen sin dejar cicatriz. Esto no impide la formación de nuevos forúnculos o acné si la sangre no es purificada. Los efectos del ajo siempre se refuerzan con una alimentación cruda.

Efecto inhibidor que ejercen diversas hortalizas sobre esporas bacterianas. (El ajo y la cebolla producen un efecto más fuerte, dejando apenas 1,5% y 3% de esporas)

  •  Ajo dejan un 1,5% de esporas bacterianas vivas
  • Cebolla dejan un 3%
  • Remolacha dejan un 13%
  • Tomate dejan un 25%
  • Morrones dejan un 31%
  • Zanahoria dejan un 45%
  • Batatas dejan un 54%
  • Esporas sin hortalizas 100%

 

Articulos relacionados:

About Irene

One thought on “Las virtudes del ajo (el milagro de los alimentos vivos)

Deja un comentario