Ir al contenido

Lugares de baile (Boliches) ¿Recreación para un hijo de Dios?

Quizás respondas: ¿Qué tiene de malo?, ¿En qué me perjudica?. Muchos de los cristianos, sinceros o no, siguen estas corrientes de recreación, de esparcimiento, “diversión” y dan tal respuesta al querer justificar un error que muchos no captan, y otros que si, pero por no quedarse excluido de cierto grupo de amigos, o por un simple gusto, no quieren aceptarlo como tal.
Me gusto el tema que se toco en el posteo anterior, y este tema tiene mucha relación. Desde mi experiencia personal, no cedí a estos lugares porque me atraían, sino por las amistades. Me invitaban a ir, y siempre lo rechacé, pero al pasar el tiempo, por no quedar excluido, por no ser “diferente”, recurrí a estos lugares. Podemos afirmar lo comentado en el posteo anterior: Las amistades influyen y mucho. En ese entonces, a pesar de que sabía que no era lo mejor para mí, también me formulaba esas preguntas ¿Qué tiene de malo? Si yo no tomo, no fumo, solo bailo ¿En que me perjudica? Pero una cosa lleva a la otra, y un error en lo mas mínimo puede llevarnos a cometer grandes errores.

Empezaremos con el siguiente versículo:

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;” 1Pe 5:8 

Tal cual lo dice el apóstol Pedro, en estos últimos tiempos tenemos que ser sobrios, el enemigo nos presentara día a día las cosas  mas agradables del mundo para deshonrar a nuestro Dios. Podemos ver con claridad que su víctima principal hoy son los jóvenes, y presenta miles de diversas formas de entretenimiento que no son nada aprovechables para nuestro crecimiento espiritual, y los “devora”, es decir, hace que se sumerjan en el error, para alejarlos lo mas posible de nuestro Salvador. Veamos lo que Cristo le dijo:

“Pero él,  volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí,  Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” Mat 16:23

Cristo mismo lo afirma, no hace poner la mirada en las cosas terrenales y no en las celestiales.

“Entrad por la puerta estrecha;  porque ancha es la puerta,  y espacioso el camino que lleva a la perdición,  y muchos son los que entran por ella;” Mat 7:13 

Satanás. . . se transforma en ángel de luz y se acerca a los jóvenes con sus tentaciones engañosas y logra apartarlos, paso a paso, de la senda del deber. Se lo presenta como acusador, engañador, mentiroso, torturador y asesino. . . Satanás puede tentaros; pero de vosotros depende si vais a ceder o no. Toda la hueste de Satanás carece de poder para obligar al tentado a desobedecer. No hay excusa para el pecado.” E.G.W., ¡Maranata: El Señor viene!, pág. 80.

Teniendo en claro que Satanás esta rodeando a la juventud de hoy, entraremos al tema principal.  
Quizás te preguntes. ¿Donde dice en la biblia que es malo ir a lugares de baile? No lo dirá textualmente, así como tampoco dirá que fumar es malo para la salud o por ejemplo, decirnos que usar excesivamente la computadora puede perjudicarnos. Lo que si podemos ver es en que nos perjudica, que cosas nos impide, que ganamos y a que puede llevarnos. 



“No deben permitir que su mente esté enfrascada en las modas y prácticas del mundo. No han de educar a sus hijos para que asistan a fiestas, conciertos y bailes, que propicien y asistan a festejos, porque éstos son los usos de las gentes” (Review and Herald, 13-3-1894). 

Estas practicas no fueron establecidas por Dios. Son artimañas de Satanás, y las practicas que son del mundo, no provienen de Dios.

Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye.” 1Jn 4:5

“Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.”Jua 17:14 

El mundo de por si aborrece lo que viene de Dios. 

Ahora, pensemos en las cosas que podemos observar en esos lugares: música mundana, descontrol, mujeres vestidas indebidamente, alcohol, un humo generado por el cigarrillo, lenguaje inapropiado, entre otras cosas. Un lugar donde podrías ceder al pecado muy fácilmente, y donde destruyes tu cuerpo indirectamente con la música, el humo que generan los que fuman, etc. Imagínate ahora mismo en aquel lugar, y piensa… ¿Dios podría acompañarte? 

“y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti,  
 y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Mat 4:6,7

¿Como poder aplicar esto? Concurrir a estos lugares, como mencionamos antes, nos puede generar tentaciones y hacernos caer en el pecado. Podríamos pedirle a Dios su compañía, para que no lo permita, pero…  ¿No sería echarse abajo pensando que Dios nos puede salvar? No hay diferencia. Si pecamos, es porque nosotros nos acercamos al pecado, y nos dejamos tentar. . Por lo tanto, sus ángeles no podrán defendernos si nosotros entramos en la estrategia del enemigo. Una lucha contra el diablo sin la ayuda divina, esta perdida. 

Ahora, hablando de lo ya mencionado, podríamos tocar otro punto. Respirar de ese aire producido por el tabaco, marihuana, y los efectos contra el cuerpo que causa la música (se hablará en otro post mas adelante) son muy perjudiciales. Es nuestro deber cuidar el templo del Espíritu Santo, nuestro cuerpo.

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo,  el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios,  y que no sois vuestros?
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu,  los cuales son de Dios.” 1Co 6:19,20  

De esa forma nos hacemos daño y desobedecemos a Dios. 

Cabe destacar que el contenido de las letras no es para nada espiritual, nos llena de la palabra del mundo, en vez de llenarnos y crecer por palabra de Dios.

“Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.” 1Jn 2:16  

“El carácter de Cristo tuvo una excelencia sin parangón, conteniendo todo lo que fuera puro, verdadero, amable y deseable. En ninguna parte encontramos que haya visitado una reunión de placer o un salón de baile, y sin embargo era el ejemplo perfecto de una conducta amable y cortés. Cristo no era ningún novicio; se distinguía por las elevadas facultades intelectuales que poseía, aun desde el comienzo de su vida. Su juventud no fue desperdiciada en la indolencia, y tampoco fue desperdiciada en placeres sensuales, indulgencia propia, o malgastada en cosas sin provecho. Ninguna de sus horas de la niñez a la virilidad fue malgastada, ninguna fue malversada... ” E.G.W., Dios nos cuida, pág. 104

 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Flp 4:8 

Procuremos andar en lo puro, y no acercarnos a lugares donde hay tentación, sino nos será fácil caer.

Huye también de las pasiones juveniles,  y sigue la justicia,  la fe,  el amor y la paz,  con los que de corazón limpio invocan al Señor.” 2Ti 2:22  

Vemos que ya el estar ahí es malo para nosotros. Y esa influencia que abunda allí te lleva a cosas peores, como el alcohol, la droga, el cigarrillo, el sexo, entre otras cosas. Debemos estar atentos como Hijos de Dios, y evitar esos lugares.

“Satanás ve que su tiempo es corto. El ha puesto en acción a todos sus agentes a fin de que los hombres sean engañados, estén alucinados, ocupados y fascinados hasta que el día de gracia termine, y la puerta de la misericordia se cierre para siempre.” (Southern Watchman, 3 de octubre de 1905.) 

No es imposible abandonar estas cosas. Personalmente me ayudo el confiar en Dios, y querer obrar de acuerdo a su voluntad. No hay otra salida. Sin Cristo estamos perdidos.
Hoy, no dejes que sus estrategias perjudiquen tu vida, aferrarte a las cosas cel
estiales 
y poner tu confianza en Cristo Jesús, será lo que te lleve al éxito. 

“Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura,  para ganar a Cristo,” Flp 3:8 

Es mi profundo deseo que esta reflexión pueda ser útil en tu vida.

“La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu. Amén.” Flm 1:25 


Published inAdoraciónBlog

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.