Ir al contenido

Etiqueta: obesidad

El jarabe de maiz de alta fructosa afecta al metabolismo.

El jarabe de maíz de alta fructosa es sólo un ingrediente de alimentos, entre muchos otros, que prácticamente todas los defensores de la salud le dirán que evite. La Asociación de Refinadores de maiz (CRA), una gran organización que representa a la industria de refinación de maíz , continúa afirmando que la alta fructosa de jarabe de maíz es totalmente segura y perfectamente “natural”, pero muchos expertos en salud más los resultados de investigación no pueden estar más en desacuerdo. Una de las contribuciones que este producto está haciendo a nuestra sociedad es un aumento alarmante en los índices de obesidad.

Para combatir la obesidad

Obesidad y sobrealimentación

Un fisiólogo americano, el Profesor Chittenden, probó a través de test nutricionales, realizados durante nueve meses realizado en si mismo y en otras personas, entre médicos, estudiantes de medicina, enfermeros y atletas – que las personas generalmente, comen el doble o el triple de lo que realmente necesitan.

Como regla, el peso de una persona no debería sobrepasar (en kilogramos) lo que mide en centrímetros, por encima de un metro; a esto le sumamos el 10%. Por ejemplo, si una persona mide 1.65 metros, no debería pesar mas de 65 kg y un 10 %. No hay motivos para que las personas aumenten de peso a medida que envejecen. Por el contrario los músculos van enflaqueciendo y pesando menos. El calcio de los huesos va disminuyendo con la alimentación habitual, de modo que también pesan menos. De cualquier forma, el peso no debe exceder en la vejez, al peso de inicio de la edad adulta.

“El glotón no nace, pero es enseñado. Podemos acostumbrar a nuestro organismo a todo de tal forma, que el exija aquello que mata.” Sebastian Kneipp (1821 – 1897)

Necesitamos aprender a comer lentamente, masticar bien, pensando en aquello que comemos, y parar cuando la comida parece mas sabrosa. Al masticar con gusto, cada bocado, aumentamos el flujo de jugo gástrico, facilitando la digestión. La sensación de saciedad significa que el jugo gástrico ya se agotó. Comiendo mas de lo que el jugo gást rico es capaz de digerir, estamos nutriendo la enfermedad, en vez de nutrir la salud. Si tenemos la sensación de que comemos de más, es bueno saltar una comida.